Proyecto Geanet

Este proyecto nace de la necesidad de frenar el cambio climático y convenceros de lo importante que es actuar de forma racional con el uso de los recursos energéticos así como concienciarse del extremo grado de contaminación que el ser humano esta generando sobre el planeta.

Intentar contaminar lo menos posible, ahorrando energía, agua y combustible es vital para frenar el cambio climático.

 la ONU y  la Lucha contra el Cambio Climático

Cumbre de la UNU sobre Desarrollo Sostenible

Se han marcado 17 Objetivos. Todos ellos importantísimos.

Los enumero seguidamente, con un comentario sobre los efectos positivos en cada objetivo de la lucha contra el cambio climático y los efectos negativos si no se lucha:

1.- Lucha contra la pobreza: El Business As Usual, la inacción contra el Cambio Climático empobrecerá a los países más vulnerables, los pobres. Los países ricos van a ser menos afectados y, además, tienen los recursos para la adaptación. Pero sin mitigación, todos seremos pobres.

Con un adecuado sistema de Cargo al Carbono con Devolución se contribuiría a la redistribución de la riqueza. Recargando a las personas intensivas en contaminación y redistribuyendo los recursos mediante tarifa plana, en cada país, se produciría un cierto efecto fiscal progresivo, reduciendo la pobreza. 

Con la descarbonización se reducen los gastos de carbón, gas y petróleo (capturados por estados y monarquías corruptas) y se aumentan los gastos en salarios y empleo.

2.- Hambre Cero. Si no luchamos contra el Cambio Climático, se van a intensificar las sequías, lluvias torrenciales, la acidificación de los mares, la pérdida de agua glaciar e inundaciones, con pérdidas de productividad agrícola y pesquera. La lucha contra el Cambio Climático ayudará a reducir el hambre en el mundo.

3.- Buena salud y bienestar. Hoy día mueren 7 millones de personas al año por la mala calidad del aire, según la OMS. En gran medida eso es debido a la combustión de carbón, gas y derivados del petróleo. Más los que mueren por la contaminación de tierras, ríos y mares. La descarbonización de la economía salvará decenas de millones de vidas cada año.

4.- Educación de Calidad. Es difícil mantener una escuela de calidad en países arrasados por las sequías, inundaciones o lluvias torrenciales.

5.- Igualdad de Género. Es difícil luchar contra la desigualdad de género en estados fallidos consecuencia de sequías, inundaciones, lluvias torrenciales o pérdidas serias de productividad agrícola y pesquera.

6.- Agua limpia y alcantarillado. Una reducción de combustibles fósiles redundará en una mayor cantidad y calidad de agua dulce. La grave reducción de agua glaciar, consecuencia del Cambio Climático agravará la escasez de agua en verano, que es cuando más se necesita.

7.- Energía asequible y limpia. No podemos seguir con energías fósiles, centralizadas y cada vez más caras. El mundo necesita energías renovables, descentralizadas y crecientemente competitivas.

8.- Empleo de calidad y crecimiento económico. Las energías renovables son generadoras de empleo y crecimiento económico. Eso implicará menores gastos en combustibles no renovables y mayores gastos de fabricación, montaje y mantenimiento de energías limpias.  Las energías limpias pueden contribuir a este objetivo con la creación de millones de empleos de calidad.

9.- Industria, Innovación e Infraestructuras. Misma argumentación. Las energías limpias, el transporte eléctrico, la eficiencia energética , Smart Cities, Smart Grids y las actividades relacionadas deberán suponer una Tercera Revolución Industrial basada en la innovación y en la sostenibilidad.

10.- Reducir la desigualdad. Un Acuerdo Internacional por el Clima debe implicar cierta transferencia de recursos, tecnología y reforestación a los países en desarrollo, reduciendo la desigualdad entre países. Y el Cargo al Carbono con Devolución tiene un relativo efecto fiscal progresivo, que reduce la desigualdad dentro de cada país.

11.- Comunidades y Ciudades Sostenibles. Una de las soluciones propuestas por New Climate Economy para reducir emisiones se basa en modelos de ciudades inteligentes, más del estilo mediterráneo que norteamericano, con transporte público y menor huella ecológica.

12.- Consumo y Producción Responsables. Un sistema de Cargo al Carbono encarecerá los productos intensivos en emisiones, lo que reducirá su consumo y lo sustituirá por productos menos intensivos, más limpios y responsables.

13.- Acción Climática. Obviamente. La humanidad no puede dejar que la actividad económica descontrolada convierta la atmósfera en un aislamiento que eleve la temperatura global y ponga en riesgo la propia civilización.

14.- Vida Subacuática. Combatiendo el Cambio Climático, se reducirá el calentamiento y la acidificación de los océanos. De otro modo, la pérdida de biodiversidad y biocapacidad marina puede resultar fatal para alimentar un planeta cada vez más poblado.

15.- Vida en la tierra. El cambio climático está contribuyendo, junto con la contaminación de aire, agua y tierra, a la destrucción del hábitat de animales y plantas. Debemos evitarlo.

16.- Paz, Justicia e Instituciones Fuertes. Las consecuencias de un prolongado cambio climático ya están produciendo sequías, hambrunas e inundaciones en muchos lugares del mundo. Si este deterioro continúa, las migraciones climáticas serán una constante en zonas de África, Oriente Medio, Sur del Himalaya, Islas del Pacífico, Sudamérica, Magreb,.... Las consecuencias de tales hambrunas y migraciones ya han comenzado a producir estados fallidos y problemas de millones de refugiados. Un incremento de la intensidad y duración del Cambio Climático, puede tener consecuencias catastróficas para la paz, la justicia y las instituciones en los países más vulnerables. Con consecuencias inmediatas en los países ricos, responsables del calentamiento.

17.- Colaboración en los Objetivos. Es imprescindible un Acuerdo Internacional para afrontar estos retos.

Pues bien, luchando contra el Cambio Climático estaremos contribuyendo a todos los objetivos de la ONU por la Sostenibilidad.

Agricultura y cambio climático

La Asamblea General de la ONU y la Semana del Clima de Nueva York, han situado el cambio climático y los objetivos de desarrollo sostenible en el centro de un debate en el que figura cómo lograr la seguridad alimentaria con una producción agraria sostenible.


Entre los 17 objetivos marcados por Naciones Unidas se recoge garantizar pautas de consumo y producción, conseguir la seguridad alimentaria y promover una agricultura sostenible, protegiendo los ecosistemas y frenando la pérdida de diversidad biológica; como apuntaban los expertos de la Semana del Clima: tener beneficios económicos siendo respetuosos con el medio ambiente.
En ese contexto, desde la FAO se recuerda que para 2050 la producción agrícola tendrá que aumentar en torno a un 60 % para hacer frente a la demanda de alimentos. Entre otras acciones, ha promovido el concepto de Agricultura Climáticamente Sostenible (ACS) como “un enfoque para avanzar en las condiciones técnicas, políticas e inversión para lograr el desarrollo agrícola sostenible y la seguridad alimentaria en el contexto del cambio climático”.
Según explica a Efeagro el director de Soluciones Forestales de WBCSD, Matthew Reddy, la ACS se construye sobre tres pilares “la productividad, la resiliencia y la reducción de los gases de efecto invernadero; el objetivo final es aumentar la cantidad de alimentos disponibles y que las explotaciones se adapten al cambio climático, al tiempo que reducen su impacto medioambiental”.
La organización WBSCD (World Business Council for Sustainable Development) incluye compañías que se unen en la búsqueda de soluciones “constructivas” para conducir los negocios por la vía de la sostenibilidad; su iniciativa LCTPi (“Low Carbon Technology Partnerships”), en concreto, trabaja para reducir la huella de carbono, y considera la ACS como una de las posibles soluciones.

 Las regiones
Reddy, quien recuerda que este modelo agrícola varía según la zona y el tipo de producción, destaca que en regiones como India, Sudáfrica, Estados Unidos o Brasil “los agricultores muestran un alto nivel de conciencia respecto a los desafíos de la producción en un contexto de cambio climático; son los que experimentan sus efectos de primera mano en términos de rentabilidad, entre otros”. Entre las dificultades para implementar recursos tecnológicos innovadores, apunta el tiempo que se requiere para lograrlo, que suele superar los 5 años, y cita como ejemplo el programa público-privado Water Efficient Maize for Africa (WEMA) que necesitó ocho años para llevar al mercado de Kenia semillas resistentes a la sequía.
La ACS estará presente en la próxima gran cita del medioambiente, la COP21 que tendrá lugar en París en diciembre, donde -afirma Reddy- las compañías que impulsan desde la WBCSD la reducción de la huella de carbono y el incremento de la producción de alimentos presentarán las vías por las que su objetivo puede ser cumplido.Y que son lograr la “resiliencia de los pequeños productores, aumentar la inversión en ACS, reducir la deforestación e implementar compromisos de uso sostenible de la tierra”, entre otras.
Como impulsa la FAO en la Alianza Global sobre Agricultura Climáticamente Inteligente, se trata de promover un crecimiento sostenible de la productividad agrícola y sus beneficios, pero impulsando la reducción de emisiones y, por tanto, la de su impacto en el medio ambiente”. Porque, entre los desafíos que plantea el cambio climático para la población mundial, está la disponibilidad de unos alimentos que sean suficientes, accesibles y estables en su suministro, y que los consumidores puedan utilizarlos de forma segura y nutritiva.